Síguenos en:

Facebookyoutube

HE ESCUCHADO, ME HAN DICHO, HE LEÍDO…

 

 

Muchas veces en la práctica clínica me encuentro con muchos pacientes que dicen este tipo de frases, he escuchado, me han dicho, he leído que…

La gran mayoría de las veces se refieren a actividades, material o instrumentos que utilizan para prevenir o mejorar sus lesiones y otras muchas hacen mención a síntomas o signos de su enfermedad, patología o lesión.
Esta semana voy hablar de algo tan importante en el mundo de la salud como es la información que al paciente se le da o toda aquella que este busca en los medios para tener respuestas a todas aquellas preguntas que por falta de información o tiempo no le respondieron o le dijeron.

Hoy los pacientes se encuentran con varios problemas que pueden desconcertarlos o caer en una información inadecuada.

1) Cantidad de información errónea en medios de comunicación, internet, revistas, tv,..etc. Cuando buscáis respuestas a vuestros problemas en estos medios muchas veces os encontráis con una información excesiva sobre vuestra lesión, y cada persona y patología es completamente distinta, que te duela el pecho no significa que tengas un problema cardiaco, y que te duela la rodilla no quiere decir que tengas artrosis.
El mensaje que quiero trasmitir es que no todo lo que leáis significa que sea lo que tenéis os está pasando.
Las revistas de salud o deporte muchas veces escriben artículos sobre nutrición, lesiones o material deportivo, estos alguna vez suelen estar escritos por personas que no tienen la formación adecuada y cuyo interés es vender el producto de una marca ( zapatillas último modelo…etc.), siempre que leais un articulo ver quien lo escribe de esa forma si el articulo es realizado por un fisioterapeuta, medico , nutricionista,etc la información sera real y adecauda.

2) Información dada por el profesional, desde mi punto de vista tan malo es no dar información como darla en exceso, el paciente debe saber siempre que es lo que le pasa y que se le hace, teniendo en sus manos toda aquella información que pueda asimilar y entender.
Si un paciente no sabe que le ocurre y no se le explica su situación el paciente entrara en un estado de ansiedad que le hará caer en un círculo vicioso que he denominado, ¿Por qué?… Hay estudios que demuestran que pacientes que tienen un conocimiento adecuado explicado por su profesional el proceso de recuperación es mayor. Preguntar y nunca os quedéis con ninguna duda.
Una señora me vino a la clínica con una hernia lumbar y preocupada me dijo, ¿ voy a quedarme en silla de ruedas?, realmente quería una segunda opinión, estaba preocupada ( y con razón), su médico le dijo que él creía que no, pero que nunca se sabe.
Cuando damos información al paciente, muchas veces caemos en el error de que esta sea poco clara o excesiva. Enseñar una columna vertebral con algo rojo y llamativo que se supone que es una hernia, o curarse en salud y ponerse en los peores casos por si ocurre…. No todo es tan malo como parece, la información ha de ser clara, positiva y entendible para el paciente, siempre con una luz al final del túnel, porque siempre hay alguna solución.

3) El boca a boca entre pacientes, como ya dije cada problema no es igual para cada paciente, el intercambio de opiniones, síntomas, signos y tratamientos en la sala de espera o fuera de estas, suele estar a la orden del día y no es malo, siempre y cuando todo esto no nos afecte hasta extremos que pensemos que los problemas de otros son los nuestros o nos puede ocurrir. Debemos ser conscientes del problema que tenemos, de las soluciones que hay y dar la importancia necesaria, para lo cual siempre se os debe informar y explicar vuestra situación, lo que conlleva y todas aquellas adaptaciones para que vuestra lesión no os impida seguir con una vida activa.