Síguenos en:

Facebookyoutube

LAS OTRAS OLIMPIADAS

Es de justicia no olvidarnos de los otros olímpicos, que no ocupan tanto espacio en los medios informativos , pero que entrenan tanto o más que las “estrellas del deporte”:

Deporte y discapacitado físico.

La actividad física cualquiera que sea su modalidad es actualmente la forma más popular de distracción. Debido en gran su gran parte, a un mayor conocimiento del valor de la ejercitación tanto en el aspecto físico como psíquico, pues proporciona al hombre satisfacción, sentimiento de libertad, olvido de problemas, liberación de tensiones, etc. Pero en buena medida es también la consecuencia de los progresos de la ciencia y la tecnología.

Existe un sector de la sociedad para el cual el deporte significa mucho más que una simple diversión, a este pertenecen los disminuidos físicos. Para ellos el deporte es indispensable a fin de lograr la readaptación física y psicológica, significa el triunfo sobre una discapacidad, y la reintegración social.

Para el discapacitado el deporte se convierte en la fuerza motora que lo lleva a establecer el contacto social, con su práctica se siente reconocido como ciudadano y respetado en igualdad de oportunidades.

“El fin más noble del deporte para minusválidos es el de ayudarlo a restaurar la conexión con el mundo que lo rodea”

Para el disminuido físico el deporte constituye la forma natural de realizar sus ejercicios de recuperación. De esta forma, su participación en juegos y deportes adaptados les da la oportunidad de ser físicamente aptos, tener pasatiempos, ser más activos, aprender actividades para el tiempo libre y realizar convivencias positivas; con ella, se abren paso para darle primacía al cuerpo, tener actividad pública, participar en competencias reglamentadas; así van adquiriendo protagonismo social.

Para los disminuidos físicos el deporte significa romper las barreras sociales, ya que la sociedad ve en los “buenos” el deporte de verdad y en los discapacitados el deporte de mentira.

Es mucho el terreno por recorrer en el ámbito de concienciación social en este sentido. Es decir, el deportista minusválido se siente con el derecho de que la sociedad le facilite el acceso al deporte e incluso a la competición deportiva de alto nivel, como es el caso de las paraolimpiadas. Pero queda mucho por hacer en cuanto a la comprensión de este derecho por parte de la sociedad en general y dentro del mismo discapacitado.

Lo cierto es que el minusválido conoce el valor que tiene para él la práctica del deporte y lo demuestra con el esmero que le da a la actividad ante una competición. Al igual que cualquier hombre, hace lo posible por obtener la victoria; su triunfo se ve reflejado en la emotividad que presenta finalizado el evento, sin importar cual haya sido el resultado. Su satisfacción se ve alimentada al haber hecho el intento. Ello nos hace recordar que entre los discapacitados también hay buenos.

Al aprender un deporte, el discapacitado se hace más independiente y adquiere más libertad, fuerza y seguridad para seguir adelante. Además disminuye el estrés y, en el medio social, se siente igual a todos.

SPECIAL OLIMPICS Y JUEGOS PARALIMPICOS

Diferencia entre Olimpiadas Especiales y Paraolimpiadas

Olimpiadas Especiales y Paraolimpiadas son dos organizaciones separadas reconocidas por el Comité Olímpico Internacional.  La diferencias principales entre las dos, recaen en la discapacidad de los atletas participantes y los niveles de la habilidad deportiva.

Además, Olimpiadas Especiales es la única organización que el Comité Olímpico Internacional le ha dado permiso para usar la palabra “Olimpiadas”.

Criterios de Discapacidad                    

Olimpiadas Especiales es el programa más grande de entrenamiento deportivo y competición durante todo el año para personas  con discapacidades intelectuales.  Más de 1 millón de atletas en más de 150 países entrenan y compiten en más de 26 deportes tipo olímpico en Juegos locales, estatales, nacionales y mundiales.  Por medio de sus programas base, Special Olimpics proporciona beneficios a largo plazo para la salud, auto-estima e integración social de los participantes.

El Comité Paraolímpico Internacional (CPI) es la organización internacional representante de deportes elite para atletas con discapacidades (principalmente discapacidades físicas).  CPI organiza, supervisa y coordina los Juegos Paraolímpicos y otras competiciones de discapacidades múltiples en el nivel de deportes elite (en 25 deportes diferentes), de los cuales los más importantes son campeonatos mundiales.  Es una organización internacional no lucrativa formada y dirigida por 160 Comités Nacionales Paraolímpicos y cinco federaciones internacionales deportivas de discapacidad específica.

El juramento de Special Olympics es: «Quiero ganar, pero si no lo consigo, quiero ser valiente en el intento».

Niveles de Habilidad y Competición Atlética                 

Special Olympics involucra a atletas de todos los niveles de habilidad

con participación del amplio rango de discapacidad intelectual. Para asegurar

competición justa, los atletas de Special Olimpics son organizados en “series equitativas” con otros atletas de habilidad similar.  Cada serie equitativa es una “final” permitiendo a todos los atletas una oportunidad justa al competir con la oportunidad de ganar.  Este sistema está diseñado para desafiar a cada atleta a hacer su mayor esfuerzo a la vez que les proporciona una experiencia significativa y que disfrutan.

Las Paraolimpiadas involucran atletas de seis grupos de discapcidad que compiten que compiten únicamente en el nivel de deportes de elite.  Como en una competición deportiva principal, los atletas que no logran las normas de clasificación no pueden competir y otros que están compitiendo pueden perder en las competencias preliminares.  La filosofía principal del deporte aplicada es facilitar la competición para determinar el “mejor” atleta o equipo.

Si queremos conocer el origen de los Juegos Paralímpicos tenemos que remontarnos a  1948. En esta fecha se organizaron en Inglaterra los primeros Juegos para atletas con una discapacidad,  pero  más concretamente estaban enfocados a discapacitados en silla de ruedas. Cuatro años más tarde, los atletas de los Países Bajos se unieron a esta competición y fue así como nacieron los Juegos Paralímpicos. Después de esto se realizarían en 1960 los primeros Juegos Paralímpicos oficiales para deportistas discapacitados que se organizaron por primera vez en Roma, inmediatamente después de los Juegos Olímpicos, y se bautizaron con el nombre de Juegos Paralímpicos. Aproximadamente 400 atletas de 23 países compitieron en 8 deportes, 6 de los cuales aún están incluidos actualmente en el Programa de Competición de estos juegos ( Tiro con arco, natación, esgrima,  baloncesto, tenis de mesa y atletismo).

Los Juegos Paralímpicos han sido siempre organizados cada cuatro años, después de los Juegos Olímpicos, aunque al principio se sucedian ambos en lugares distintos, pero en 1988 se dio un cambio significativo, ya que desde los Juegos Olímpicos de Seúl´88, las ciudades organizadoras de ambos eventos han sido las mismas. A partir de este momento son considerados como acontecimiento deportivo paralelo a los Juegos Olímpicos.

El espíritu de los Juegos Paralímpicos ha sido el de siempre, es decir, el de seguir las reglas de los deportes olímpicos en la medida de lo posible. Los Juegos Paralímpicos son un evento deportivo de élite tanto desde el punto de vista de la organización como de la competición en sí.
En las escuelas convencionales encontramos integrados a niños con necesidades educativas especiales que si bien en la clase de Educación física pueden realizar alguna de las actividades que el profesor imparte, seguramente y aunque se tracen adaptaciones sobre la metodología o los medios, la mayoría de los contenidos no serán accesibles para ellos.

Fdo: Sumi H . Amar