Síguenos en:

Facebookyoutube

ZAPATILLA DE CICLISMO VERSUS ZAPATILLA CONVENCIONAL EN EL CICLISMO INDOOR

zapatilla-de-ciclo-940x450

 

Lo primero de todo deciros que en muchas ocasiones una pequeña inversión monetaria  a tiempo nos puede librar de muchas molestias a posteriori. Os decimos esto porque en la mayoría de los casos en los que un alumno no se compra un par de zapatillas de ciclismo es por el desembolso de dinero que debe realizar.

Hoy en día invirtiendo entre 50-70 euros podemos hacernos con un par de zapatillas de ciclismo de una calidad media, que para nuestras sesiones serán una herramienta fabulosa en todos los sentidos. Obviamente con algo más de dinero conseguiríamos un calzado de mejor calidad, con una durabilidad más alta, pero eso ya dependerá de nuestras prioridades.

¿Por qué os recomendamos unas zapatillas de ciclismo en lugar de las clásicas zapatillas deportivas? ¡Uffff!…  Por muchas razones:

1-      La primera y más importante, que vuestros pies os lo agradecerán al evitarles molestias y dolores innecesarios. Cuando utilizamos zapatillas convencionales con su clásica suela de goma nuestros pies acaban sufriendo mucho en la zona plantar, sobre todo en los pedaleos de pie; y más si cabe, si esas zapatillas son de suela fina (radicalmente desaconsejadas). Al contrario que éstas, las zapatillas de ciclismo son de suela rígida y nos evitan este tipo de dolencias.

2-      La zapatilla de ciclismo nos permite potenciar nuestro trabajo tanto en la parte positiva (de empuje) como en la negativa (de recuperación en el pedaleo), aprovechando una mayor fuerza de empuje en la primera y una mejor recuperación en la segunda (al “tirar” del pie).

3-      El uso de las zapatillas de ciclismo nos evita la utilización de las clásicas correas (cinchas) de los pedales, las cuales en ocasiones provocan sensación de entumecimiento de los pies (dedos, sobre todo) a causa de un ajuste excesivamente fuerte de las mismas. La sangre no fluye con facilidad por los pies debido al “torniquete” que nos provoca esa sujeción excesiva de las correas.

4-      En definitiva y, una vez acostumbrados a vuestras nuevas herramientas de trabajo,  la sensación de seguridad en vuestro pedaleo será plena (las calas automáticas se encargaran de que vuestras zapatillas se “suelden” literalmente a vuestros pedales).

Así que ya no tenéis excusa para no aprovisionaros del mejor material de trabajo.

¡Animo y darle duro a vuestras nuevas calas!